Detecta las señales

La violencia de género es sin, duda, una de las causas de ruptura familiar más traumática que existe en la actualidad. Las víctimas mayoritariamente son mujeres, como así lo demuestran las estadísticas, pero eso no quiere decir que el maltrato sea exclusivo hacia las mujeres. Hay hombres que son agredidos y humillados, y que no engrosan las estadísticas de violencia de género por la vergüenza que les supone pasar por el trauma de presentar una denuncia que active el protocolo contra la violencia de género.

Hay una víctima inocente en todo proceso de maltrato, los hijos, que llevarán de por vida las secuelas del trauma si no somos capaces de actuar con la celeridad que exige el momento para romper ese círculo vicioso en que se convierte la vida de mujeres y niños, principalmente. Agresión. Terror. En algunos casos denuncia. Arrepentimiento. Perdón: Vuelta a empezar.

Evidentemente nadie elige ser maltratado y, una vez que estamos inmersos en una situación de violencia de género no es fácil que venzamos nuestro miedo y escapemos sin ayuda, pero si es posible detectar comportamientos y situaciones que deben ponernos sobre aviso.

Una cosa debemos tener clara. Una pareja que nos insinúa como debemos vestirnos, que se molesta si salimos con amigos o hacemos actividades sociales en las que no contamos necesariamente con él, una persona que nos controla a todas horas en casa o en el trabajo, que manda abundantes mensajes de teléfono o whatsapp sin más razón que tenerte controlada supone un potencial peligro. No vamos a alarmarte diciendo que convives con un maltratador, pero debes estar atenta a cualquier posible cambio y actuar antes de que situaciones incómodas se conviertan en situaciones peligrosas.

Un golpe no se da si no hay intención de darlo. No se agarra del pelo o por el cuello si realmente no hay intención de humillar o controlar a las personas. Cuando se presenta este tipo de situaciones, actuar de manera rápida supone eficacia en la resolución final.

Soportar durante años humillaciones y golpes en nombre de tus hijos no debería ser una opción. Tus hijos te necesitan, sí. Pero te necesitan cuerda y te necesitan viva, y debes tener muy claro que tu salud mental y tu vida penden de un hilo cuando se suceden las situaciones de violencia en el ámbito de la pareja.

Hazlo por ti. Hazlo por tus hijos. Reacciona frente al maltrato.

One Comment

  1. Buenos días. Tengo una situación un poco diferente. Es una expareja la que ahora me acosa con correos y publicaciones en el facebook. Esta persona sufre un enfermedad es paraniode exquizoide y nunca se ha tratado hace más de 7 años que dejé esa relación que fué además muy complicada pero nunca ha habido maltrato físico, sí psicológico. Yo he pasado por un largo proceso de recuperación y ahorra tengo una vida relativamente tranquila. Qué puedo hacer para que esta persona me deje en paz y no vuelva a destruirme la vida?. Tengo alguna herramienta legar para obligarle a estar alejado?.

    Agrasezco su apoyo.