Desde el principio siempre he tenido claras dos cosas, tanto en mi vida privada como en los distintos servicios de seguridad en los que me he ido ocupando a lo largo del tiempo y ahora en mi labor como miembro de la Asociación Ángeles contra el Maltrato. Un hombre que usa la violencia contra una mujer, ni importa cual sea el motivo, deja de ser un hombre. Poco importa si la conducta violencia provoca heridas y hematomas en el cuerpo o si deja cicatrices invisibles en el alma.

No seamos hipócritas. No nos engañemos. Una mujer que sufre la rutina diaria del acoso, la humillación y las vejaciones se convierte, antes o después, en un juguete roto. Se convierte, sin poder evitarlo en un pequeño bote en medio de una tormenta, a merced de las olas. Solitaria. Indefensa. Vulnerable.

Es posible que disimulen, aparentando una fortaleza que por dentro se derrumba, delante de sus hijos. Rechazarán las manos tendidas para no deber nada a nadie, o simplemente por vergüenza.

El maltrato físico es, sin duda, peligroso y agresivo. Pero el psicológico es, con mucho, la más desmoralizante de las formas de maltrato. El maltrato psicológico es cruel y doloroso, por más que no deje heridas que puedan apreciarse en el cuerpo.

Y hay víctimas colaterales a cualquier caso de maltrato, los niños. Hijos que sufren en su inocencia la violencia de género causada por unos padres inseguros que no son capaces de encontrar una solución civilizada a las diferencias que puedan tener.

Por eso la asistencia a los niños debe ser un objetivo prioritario. Tender la mano a mujeres que se ven llevadas al límite es algo más que nuestra razón de ser, es una obligación moral de todo ser humano y en eso estamos.

 

Juan Miguel Moreno

One Comment

  1. Jamás pensé que viviría una historia que parecía sacada de un capitulo de “Callejeros”……Nunca pensé que algo así seria real. He compartido y sufrido el acoso y el maltrato psicológico. He visto como la verdadera victima no me dejaba ayudarla…..estaba tan machacada que era imposible que reaccionara…..y mi cariño y amor, la hacían parar, en su proceso de asimilar los 4 años de maltrato……… He compartido en mi Facebook algo vuestro. AHORA ME LO CREO.